Moda y Tendencia.Diseñadores Argentinos que triunfan en New York: MLF.



Qué tienen en común Sarah Jessica Parker, Björk, Juliette Binoche, Halle Berry, Cherie Blair, Sarah Ferguson, Sharon Stone, Goldie Hawn, Bianca Jagger, Yoko Ono, Brooke Shields, Andie McDowell, Helen Mirren y Anjelica Houston? Que todas ellas son fanáticas de los diseños de Morgane le Fay (MLF), una marca creada por Liliana Ordás de Casabal, una argentina nacida en Mar del Plata hace 53 años. A los 20, se mudó a Buenos Aires y abrió con Carlos Casabal, su marido y padre de su hija Carolina (20), una boutique en la Galería del Este.




 MLF nació en 1982, cuando Liliana y Casabal desembarcaron en Nueva York e inauguraron su primer local en el Soho, con el objetivo de diseñar prendas elegantes y de buen corte para todo tipo de mujeres. Liliana, autodidacta, se encargaría de los diseños, algo que ya venía haciendo desde su adolescencia, y Carlos –fanático del surf y de las carreras de autos–, a la parte empresarial. Al poco tiempo, alrededor de esta empresa familiar (Carlos dejó la marca, por elección propia, hace tres años) se gestó un culto de seguidoras top. “La mayoría de las famosas viene por cuenta propia. Y eso es lo que más me gusta –cuenta Liliana a Para Ti, por teléfono desde Nueva York–. Muchos diseñadores persiguen a los actores, regalándoles cantidades de ropa para que la usen en entregas de premios o eventos de Hollywood. Eso les da crédito y exposición mediática. Yo no hago nada de eso. Prefiero que los clientes vengan a mí porque les gusta auténticamente lo que yo hago. ¿Por qué me eligen? Supongo que la explicación está en que hago ropa para gente real, no para modelos ni clientes célebres. Cuando diseño, mi concepto es que la ropa te haga sentir bien y, para eso, te tiene que quedar bien. El punto inicial y crucial de Morgane le Fay es que la ropa esté bien cortada. Que los diseños te favorezcan. Después vienen las consideraciones sobre el color, la tela, la forma”. Con telas de calidad y una paleta de colores particular, Casabal crea –casi de forma artesanal– prendas cargadas de detalles. Todas con un estilo profundo, emotivo, dramático, lírico, complejo. Todas, extremadamente simples. Una mujer misteriosa y con poderes mágicos subyace en su proceso creativo.


“Cuando empezamos a trabajar necesitábamos encontrar un nombre para la compañía. Entonces, recordé al hada de las leyendas del Rey Arturo. El nombre Morgane le Fay alude a un personaje mitológico que, a su vez, refleja mi idea de belleza, que es un poco oscura. Morgane era un hada… ¡y yo estoy pensando todo el tiempo en hadas!”, manifiesta esta argentina, presidenta de una marca que no para de crecer. A lo largo de más de dos décadas MLF sumó locales: tiene dos en Nueva York (uno en Madison Avenue y otro en Wooster Street, Soho) y un tercero en Santa Mónica, California. Y habrá otra boutique en Malibú, Los Angeles, que abrirá sus puertas el 4 de junio, con un evento a beneficio que realizará en forma conjunta con la fotógrafa Deborah Anderson, hija de Jon Anderson, el mítico cantante del grupo Yes. Ella, cabeza visible de esta marca que pregona trascender las fronteras del tiempo, reconoce: “Me encantaría tener una boutique en Buenos Aires pero, lamentablemente, hoy no tengo mucho tiempo”.
Fuente:Para ti. Fotos: MLF Web.

1 comentario:

Deja tu opinion y marca Tendencia!!!