Mostrando entradas con la etiqueta moda invierno 2013/2014. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta moda invierno 2013/2014. Mostrar todas las entradas

Moda.Colecciones Internacionales.Marni

Marni Invierno 2013/2014


Con su colección de otoño-invierno 2013/14 Consuelo Castiglione (MARNI) emprende un largo viaje hacia la ausencia del color, un salto estético que en la firma italiana tiene mucho más recorrido que un simple movimiento cromático residual: que Marni se pase al negro es una señal inequívoca de que la firma está muy interesada en explorar un nuevo terreno algo más lúgubre, que no es otro que la introspección. Ésa que se practica en silencio y con las luces apagadas.

Marni Invierno 2013/2014
 
Las pinceladas de color se han limitado a teñir largas estolas de piel que caían despreocupadas sobre prendas severas, duras, muy armadas que casi ocultan la silueta femenina por completo. En ocasiones la piel ha dejado de ser un complemento para integrarse en la prendas, participando en los patrones de manera activa y contribuyendo a armar un look –una estética, en definitiva– denso y pesado, casi impracticable, pero romántico a la vez. Como si las prendas ocultaran un horrible secreto inconfesable. Como si estuvieran presas de una melancolía que nunca se acaba.

Marni Invierno 2013/2014
 
Marni Invierno 2013/2014
 
 
 
Marni Invierno 2013/2014

Fuente:Cecilia Casero para Vogue.es 

Moda Invierno 2013/2014.Colecciones Internacionales.Valentino.



Toda la elegancia de Valentino unida a una dosis justa de contemporaneidad y una pizca de fantasía. La colección de Maria Grazia Chiuri y Piccioli Pierpaolo para la casa italiana puede producir distintas sensaciones.
 
 

 Los propios diseñadores han revelado nada más terminar el desfile de la penúltima jornada de Paris Fashion Week de dónde vienen sus musas y su inspiración. “De la pintura flamenca hemos extraído la sensación de pureza y el color; de las obras de Rembrandt la luz; y los azules y estampados provienen de las delicadas porcelanas de Delft”. Una combinación de ingenuidad y fragilidad tan sutil y patente a la vez, que amilana. Una lección para los que vienen detrás de por qué con un desfile aún se puede y se debe soñar. Una certificación de que ellos, Maria Grazia y Piccioli, son los dignos herederos del savoir faire de Valentino
 

 Collares de encaje, regios bordados, abrigos y capas que todo lo envuelven, túnicas majestuosas, siluetas elegantemente entalladas, vestidos románticos con tapices bordados o llenos de pliegues espumosos. Azules, blancos y rojos. 
Fuente:Verónica Román para Vogue.es