Llega la primavera: ¿cómo cuidar y proteger la piel?


Septiembre es el mes más esperado por todos. Cansados del frío, la lluvia y los días grises, la llegada de la primavera nos asegura un encuentro con las flores, los colores, y por supuesto también con el sol.
En el mes de la primavera los días comienzan a ser más largos, la temperatura comienza a subir, y en consecuencia usamos prendas más livianas como polleras o remeras de mangas cortas, dejando al descubierto piernas, brazos y cuello. Es decir que la piel queda más expuesta a los rayos del sol, se ve más. Por eso insistimos en el uso de cremas corporales, para mantenerla siempre hidratada.

El sol, ¿está cada vez más fuerte?

Sí. Durante los últimos diez años los termómetros de todas las ciudades del mundo se han disparado registrando las temperaturas más altas en la historia de nuestro planeta. En consecuencia, el sol está cada vez más fuerte.
 
Recomendaciones:

- Cuidá tu piel para que se vea hidratada, siempre. Tené en cuenta que las pieles jóvenes por lo general son de normales a grasas y por lo tanto requieren formulas más livianas (las emulsiones son ideales para las pieles jóvenes). En cambio, las pieles maduras suelen ser más secas y necesitan cremas más potentes y untuosas, sobre todo por las noches.

- Después del baño es ideal que apliques crema sobre tu piel, ya que los poros se encuentran más abiertos y la piel es más permeable a recibir hidratación.

- Recordá usar tu protector solar cada vez que te encuentres al aire libre, ya sea practicando alguna actividad física o simplemente caminando; porque el sol siempre está presente sin importar tus ganas o no, de exponerte al sol.

- Si el sol te sorprendió, es importante que utilices un gel refrescante y descongestivo post-solar, porque lo más probable es que tu piel se encuentre blanca y reaccione de una forma agresiva a una quemadura solar en esta época del año.

- Si estás protegida, disfrutá del sol que nos aporta vitamina D y nos ayuda a mantener los huesos fuertes y saludables.


Como conclusión, si tu piel se ve más... ¡cuidala para que se vea linda! 
Fuente:Dermaglos

Moda y Tendencia Primavera/Verano 2013.New York:Rag&Bone




Marcus Wainwright y David Neville tenían en mente el rally París-Dakar cuando crearon su colección de primavera-verano 2013 de Rag & Bone. Un viaje a ritmo de motocross que los diseñadores han plasmado con aires inequívocamente deportivos al comienzo del desfile: gorras, chalecos y cazadoras moteras de tejido guateado, líneas blancas en los laterales de pantalones de cuero, gafas de sol aerodinámicas, bombers, pantalones con rodilleras y el consabido color block que tanto caracteriza los uniformes sporty.




Una vez hecha la carrera, los looks "se bajan de la moto" y se inspiran en los beduinos, los moradores del desierto, tornando los colores neutros teñidos de azul y verde energy en tonos tierra que se mezclan con el coral en infinitas superposiciones con pañuelos en la cabeza y camisas infinitas como túnicas en un revés menos sporty y más dandy.
La colección está plagada de referencias femeninas como el bajo de encaje de pantalones y bermudas, los bandeaus que asoman de chaquetas y camisas, las cazadoras biker cortadas por encima del pecho o los bolsos en la mano cuya correa iba enredada en las muñecas de las modelos en un gesto seguro pero también muy sofisticado.
Fuente:Marina Valera para Vogue

Moda y Tendencia Primavera/Verano 2013.Colecciones Internacionales:Maria Barros.




Musa Dormida es la nueva colección de primavera-verano 2013 de la diseñadora gallega María Barros –una de las 15 finalistas del concurso de Vogue España Who's on Next?– cuyo nombre da una pista reveladora de la inspiración que ha tomado la modista: la famosa escultura homónima de 1906 de Constantin Brancusi (1876 - 1957), una forma oval que representa una cabeza –la de la baronesa Renée Irana Frachon, en su primera versión en mármol– que realizó en múltiples materiales.




Con The Gossip de fondo al comenzar el desfile, el trabajo del artista se ve reflejado en las formas de los vestidos con gasas colgantes, blusas y faldas tubo que respetan las líneas depuradas y las formas ovaladas -también en volantes, drapeados y nudos infinitos- de sus piezas así como en los colores utilizados como el gris perla, los tonos tierra, el negro y el blanco -el morado resalta entre todos ellos- que se asemejan al mármol, bronce, madera y piedra que solía utilizar Brancusi.
 El oro, con pinceladas en negro, se reserva para los apliques de las prendas y los complementos XXL -gafas, collares, brazaletes, cinturones y tocados que cubren las trenzas de raíz de las modelos- que completan una colección que transmite la fragilidad y la delicadeza de la esencia interior de las cosas que tanto obsesionaba al escultor rumano pero con una puesta en escena fuerte y moderna.
Fuente:Marina Valera para Vogue