Mostrando entradas con la etiqueta Moda y Tendencia Invierno 2012/2013. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Moda y Tendencia Invierno 2012/2013. Mostrar todas las entradas

Moda y Tendencia 2012/2013.El fabuloso Elie Saab



Visto a distancia, el desfile de Alta Costura otoño-invierno 2012-13 de Elie Saab parece una maravillosa escalera de color: primero los vestidos negros de encaje y pedrería;  después la escala de los nude con apliques y detalles orgánicos en dorado; los rosas y salmones; los azules –de los más claros a los más cercanos al verde–; los tonos maquillaje; los color champán y los dorados; y finalmente un impresionante vestido de novia en color champán y motivos vegetales en dorado que resume el desfile en una frase: la atención y la pasión por los detalles.
 
 

Elie Saab ha vuelto a ser fiel a sí mismo con una colección de vestidos de ensueño -inocentes pero complicados- de los que solo sabe hacer él: centelleantes, delicados e irisados. Con los detalles de diamantes, lentejuelas y pedrería como protagonistas importantes que dibujan motivos naturales enredados en las telas –muchas de ellas de encaje– y los hacen brillar incandescentes desde que salen a la pasarela.
Largos hasta el suelo o midi, los vestidos portaban todo tipo de escotes –barco, en pico, redondos, palabra de honor, cuello alto... – al igual que las siluetas y detalles –faldas de vuelo, peplums, tubo, con aberturas...– pero siempre con un denominador común: ceñidos en la cintura por un cinturón metálico.
 
 
 


Elie Saab lo ha vuelto a hacer. Una vez más, elo mundo desea una de sus preciadas joyas.
Fuente:MarinaValera para Vogue.Vogue

Moda y Tendencia Invierno 2012/2013 para Hombres.Como ser inteligentes a la hora de armar un buen vestidor.



Armar un buen vestidor de temporada y que tenga vigencia los 6 meses o más que dura el ciclo necesita de un trabajo minucioso, donde el buen gusto y el criterio estén a la orden del día.
No necesitas mucho más que buen ojo y la picardía justa para pensar en piezas de buena calidad que se conjuguen con otras para dar como resultado conjuntos varios y diferentes. A mayor cantidad de equipos  logrados, mayores posibilidades de cubrir los diversos eventos diarios con ropa elegante y atractiva.
 
Los días se acortan, se tornan más fríos y hacen obligatorio contar con  prendas de tejidos que puedan soportarlos sin estar hinchados como un Michelin. A su vez los colores difieren de las temporadas cálidas y pasadas. Aunque los hombres estamos siempre al día con negro, gris, azul, burdeos y algunas camisas blancas.
No puede faltar en tu vestidor de nueva temporada un buen abrigo que cierre cada conjunto armado. Una pieza de pura lana, cashemere o paño con forro apropiado para llevar arriba de trajes e incluso conjuntos informales.

Camperas y chalecos de estilo militar, cazadoras de estilo esquimal, chaquetas o sacos en tweed de lana y  para los días lluviosos un tendencioso trench o piloto combinado con un paraguas de buena calidad…porque no dejamos nada al azar.
Pantalones de gabardina o corderoy en colores tierra o vino tinto,  jeans oscuros combinados con camisas a cuadros, yerseis de punto con el cuello que más prefieras y todo llevado con complementos que lo realcen como bolsos, guantes de cuero o ante y abrigados fulares o bufandas tejidas.

Sí la temporada requiere cambios de tejidos y colores también pide a gritos el calzado ideal. Más abrigados, pero sin perder el gusto y con buenas medias: acordonados, borceguíes con punteras picadas al estilo zapatos, botas en cuero y zapatillas de caña alta son los perfectos para combinar y llevar. Los colores tendencia son marrón, gris y azul.
Inspirate, armá tu lista de imprescindibles y comenzá a armar tu vestidor de nueva temporada, repleto de piezas intercambiables para disfrutar de los días fríos de esta nueva estación.

 Fuente:Leonardo Diaz Echegaray de Hombres Fabulosos

Moda y Tendencia Invierno 2012/2013.Jesus del Pozo.

 
Viajar más allá de nuestras fronteras, rumbo a parajes lejanos; cruzar las solitarias dunas del desierto y adoptar prendas propias de culturas ancestrales –abayas, ruanas, chitones o palla – que consiguen convertirte en otra persona, conscientemente disfrazada, y apoyada por una actitud escapista, mística y onírica, propia de otro tiempo.
 
El glamour de Jesús del Pozo esta temporada viene cargado de poesía.
 
 
Consiste en una estudiada vuelta a los nostálgicos orígenes cargados de inspiración oriental –abrigos kimono con mangas de corte trapecio– que tan bien definieron al desaparecido gran couturier.
La mujer de Jesús del Pozo oculta sus formas bajo interminables vestidos túnica, aparentemente minimales, para ilustrar una estética monacal de puro rigor, discreción y una seriedad arquitectónica, al tiempo que racial. Dominan los total looks en una paleta cromática repleta colores indefinidos –azules petróleo, añiles, destellos bronce, verdes esmeralda y negros– donde las superposiciones y el juego de texturas toman protagonismo en una serie de “modulos de pliegues superpuestos o costuras evidenciadas en relieve” –como ha sido definidos– que se enroscan caprichosamente en las curvas femeninas.
La actitud recatada que envuelve la propuesta también admite una serie de power looks y power dresses en gris piedra muy apropiados para interminables jornadas de asfalto.
 
Los vestidos de noche trascienden acompañados de wraps tecnológicos de estilo industrial y faldas largas de corte sirena. Un regreso al ADN de la marca que incorpora la filosofía y sus valores más esenciales.
Fuente:Pedro Zozaya para Vogue.es