Mostrando entradas con la etiqueta limpieza e hidratacion de la piel. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta limpieza e hidratacion de la piel. Mostrar todas las entradas

La piel, una víctima del invierno

Cuidado de la piel en invierno

Consejos y hábitos para cuidar la piel en esta época del año.En tiempos de clima frío la piel suele resecarse, sufrir picazón y  escamarse, por eso es necesario tomar algunos recaudos y prevenir dichas reacciones.


Por un lado, la resequedad en la piel se presenta con mayor frecuencia en el invierno debido  al choque de aire frío del exterior con el aire caliente del interior, cuestión  que provoca una disminución de los niveles de la humedad en lugares cerrados.
piel en invierno
Por otro lado, la piel se ve amenazada por el frío, el polvo, el viento y los cambios de temperatura. Además, la exposición al sol sin la protección adecuada, beber poca agua y no mantener una alimentación rica en vitaminas A y E, colabora en que la piel sufra  resequedad,  se vea agrietada y presente ardor.

Las principales zonas afectadas son los labios, manos, rostro y piernas secas, agrietadas y con picazón.

A continuación te acercamos algunos consejos para cuidar la piel:
  • Utilizar crema sin alcohol: para humectar la piel se suele utilizar crema luego de tomar una ducha, pero se debe chequear que no tenga alcohol ya que ese componente provoca resequedad.
     
  • Beber agua: esta costumbre se suele relacionar con el verano, sin embargo estar correctamente hidratados ayuda a la hidratación de la piel también durante el invierno. Es importante saber que las cremas humectantes no agregan agua a la piel sino que reducen su tendencia natural a perder humedad. El agua es lo primero que la piel pierde, por eso es necesario beber al menos entre 8 y 10 vasos de agua al día.
     
  • Reducir la calefacción: ya que seca la piel por eliminar la humedad del ambiente.
     
  • Utilizar jabones suaves o en crema: el jabón remueve los aceites naturales de la piel y si se elimina más de lo necesario puede llegar a generar resequedad y resquebrajamiento. Por eso, se aconseja utilizar productos suaves o neutros y desechar los jabones que contienen desodorante, perfume o alcohol.
     
  • Mantener una alimentación rica en vitaminas A, D y E: porque tienen efecto rejuvenecedor y reconstituyente en la piel. Leches, quesos, pescados y frutos secos son los aliados en  esta época del año, como así también las frutas frescas de estación (pomelo, manzana, mandarina). Lo mejor es comerlas con cáscara, ya que es ahí donde almacenan todas las vitaminas.
     
  • Limpiar el rostro y cuello antes de aplicar algún producto de cosmética sobre la piel: se recomienda higienizar la cara dos veces al día, una vez por la mañana y una vez por la noche, con movimientos suaves y de forma circular. Es muy importante quitar el maquillaje y además retirar el excedente del producto de limpieza con agua.
     
  • Aunque el maquillaje sea hidratante, hay que aplicar una crema de base antes.

     
  • Exfoliar la piel adecuadamente para eliminar las impurezas.
     
  • Colocar protección solar en el rostro, antes de salir de casa. No olvidar humectar labios y que el producto  también contengan protector solar.
     
  • Si hay vacaciones en la nieve, no olvidar aplicar pantalla solar total en el rostro y labios.
     
  • Al ducharse, lo recomendable es usar agua tibia ya que usar agua muy caliente puede causar el rompimiento de vasos sanguíneos. Lo ideal es darse una ducha con agua templada, que ronde los 28 ó 30 grados centígrados; y al momento del secado, que sea suave sin frotar para no eliminar la barrera protectora cutánea.
     
  • Luego de tomar una ducha, aplicar crema corporal para humectar la piel.
     
  • El tiempo recomendable para la ducha es de diez minutos; más allá de eso, la piel puede sufrir una mayor pérdida de protección.
     
  • No olvides visitar a tu médico para que te ayude a cuidar tu salud.

Fuentes:Clarin.com. Cuidados invernales de la piel.

Piel.Pasos Fundamentales para cuidar tu piel despues del verano.



La exposición solar prolongada, el calor y la falta de hidratación son algunas de las agresiones más comunes que sufre nuestra piel durante el verano. A todos estos factores muchas veces se suma el aire acondicionado y el cloro de las piscinas que aumentan el deterioro y dejan nuestra piel reseca. Por eso es necesario ocuparnos de ella y rehabilitarla de dichos daños que hacen que nuestra piel se vea maltratada. Para ello te recomendamos los siguientes pasos:
LIMPIEZA DIARIA
Es muy importante que realices una limpieza diaria del cutis para remover las impurezas y que adoptes esta rutina como un hábito durante todo el año. La limpieza te ayudará a deshacerte del aspecto oleoso y dejará tu cutis libre de residuos que puedan producir los indeseables barritos o puntos negros.
Para la limpieza facial te recomendamos el Gel de Limpieza Purificante para pieles mixtas a grasas, especialmente formulado para eliminar las impurezas, limpiar en profundidad y controlar el exceso de grasitud o la leche de limpieza activa si tu piel es normal o seca.
NUTRICIÓN E HIDRATACIÓN
Luego es fundamental que hidrates en profundidad tu piel para devolverle la elasticidad perdida por las agresiones del verano. Para regenerar, nutrir e hidratar te recomendamos que uses el producto indicado para tu tipo de piel. Esto te ayudará a prolongar tu bronceado previniendo el envejecimiento prematuro. Si tu piel es normal o seca te recomendamos la Crema Hidratante de Día con FPS 20 , ya sea en su fórmula para piel seca o en su fórmula para piel normal. Si en cambio tenés una piel de mixta a grasa te aconsejamos que elijas el Gel de Hidratación Equilibrada.
Algo que no podés olvidar, la hidratación del contorno de ojos. Es la piel más sensible y delicada de tu rostro y merece una atención especial. Para cuidarla te recomendamos colocar el nuevo Contorno de ojos Dermaglós con FPS 25.
¿Qué más puedo hacer?

Manteniendo una  alimentación rica en  frutas y  verduras  aportarás  vitaminas y  antioxidantes naturales esenciales  para tu piel que  favorecerán la rehidratación y la nutrición.
¡Y no  te olvides de beber  dos litros de  agua diariamente!  Tu piel  se encuentra  sedienta  en esta  época del  año y es esencial que prestes  especial  atención a la  hidratación.

Ahora ya  sabés, es muy  importante  ponerse  manos a la obra y  ocuparse de recuperar la piel después de las agresiones sufridas durante el verano. Así recuperaremos la frescura perdida  por la  sequedad,  previniendo el  envejecimiento prematuro y  luciendo una piel linda y saludable.
Fuente:Dermaglos